Salmón al horno express

Antes de empezar pon las Berenjenas “a sudar”, este paso es imprescindible, si no les quitas el amargor mejor ni las toques. Hay que cortarlas en rodajas, ponerlas en algún plato o escurridor y echarles algo de sal gorda, cuanto más tiempo estén mejor, las puedes dejar la noche anterior si quieres.

  • Precalentamos el horno yo siempre precaliento a 200 grados y luego lo bajo, para esta receta el horno lo puse a 170 grados.

  • Cortamos las patatas y el calabacin en rodajas de un centímetro más o menos.

  • Cortamos un par de dientes de ajo en astillas. Lavamos un tomate bien maduro y le quitamos la “tapa”, clavamos las astillas de ajo en el tomate y le añadimos un chorro de aceite de oliva por arriba. Lo metemos en el horno para que se vaya haciendo. El horno lo ponemos a unos 180 grados después de precalentar.

  • Metemos las rodajas de patata en el microondas a media potencia durante cinco minutos (depende de la patata que tengas a mano, así que vete mirando como queda). Al sacarlas las extendemos en una fuente con un poco de aceite y las especias que quieras (yo usé finas hierbas) y las metemos en el horno. También se pueden adobar como más te gusten con un poco de aceite antes de meterlas en el microondas (tu verás)

  • Metemos las rodajas de calabación en el microondas a media potencia durante tres minutos, al sacarlas las extendemos en la fuente junto al tomate con un poco de aceite y volvemos a meter la fuente al horno.

  • Sofreimos un diente de ajo picado, un pimiento italiano en rodajas y un poco de cebolla en la sartén, si tienes por ahí la tapa del tomate la cortas en trocitos y también a la sartén, cuando la cebolla esté bien transparente le añadimos vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol.

  • Echamos el sofrito por encima de las patatas.

  • Le damos la vuelta a las rodajas de calabacín y añadimos unas rodajas de berenjena (con un poco de aceite). Las rodajas de berenjena que estaban sudando las limpias bien debajo del grifo antes de usarlas para quitarles la sal que haya y todo el amargor que hayan soltado.

  • Metemos todo de vuelta al horno

  • El tiempo de las verduras y las patatas no es supercrítico, pero el del salmón si, que no se pase. Lo podemos meter en el horno encima de las patatas unos quince minutos (como mucho) antes de que vayamos a comerlo.

La salsa del salmón la hice con un poco de pepino y cebolla picados finos (mejor es cebolleta), añadimos hojas de cilantro picadas, pimienta negra recién molida, medio yogurt y aceite de oliva. Algo de menta o hierbabuena vendría bien pero no tenía. También hay quien le echa ajo.

Aquí no usamos sal, si la usas tendrás que corregir a tu gusto la receta.